Fábrica de sonrisas | iHelp

Fábrica de sonrisas

Proyecto creado por AIS Ayuda a la infancia sin recursos, Spain
Este programa pretende ofrecer respiro a las familias, ocio a las personas con discapacidad así como su integración dentro de un campo de trabajo con personas voluntarias de todas las edades
Último día del proyecto: 19/09/2009

Recaudado

3.001,00 €

Objetivo

3.000,00 €
Impacto de la donación
15,005 €
Category: 
Disability & Exclusion
El proyecto ha concluido. Las donaciones no serán posibles
Retos
0
Seguidores
0
Visitas
955
Donación media
44.79€
¡Gracias!

En este apartado me gustaría incluir cartas escritas por voluntarios que han acudido a las salidas: jóven voluntario, 1 profesor de escuela y un usuario con discapacidad. Creo que en ellas se transmite lo que ofrecemos y reciben todos durante las salidas.

1-  Autor: Carlos Arqués    

Descripción y función en el proyecto: Joven voluntario de 16 años.    

Texto: ÚNETE! Tengo un hermano discapacitado profundo de 14 años.  Alex no camina, no habla, come todo triturado, es, como decimos en casa, nuestro bebé grande.  ¿Por qué este proyecto significa tanto para mí? Nunca me habría imaginado que una vez al mes, pudiera compartir un fin de semana con mis amigos y los amigos de Alex.  En la Fábrica de sonrisas todos formamos un grupo, todos nos ayudamos, veo como todos se quieren a Alex y a las demás personas discapacitadas, y eso hace que me sienta  muy bien. Poder compartir todos juntos responsabilidades, reír juntos, cantar, jugar, aplaudir, comer, dormir, pintar… es fantástico. Hemos formado un grupo de amigos en el cual todos nos ayudamos y aprendemos unos de los otros. Es difícil explicarlo con palabras pero pienso que es importante que la gente y los jóvenes conozcan que detrás de movimientos incontrolados, de manos y pies retorcidos, de sillas de ruedas…hay unas personas llenas de amor que nos pueden enseñar mucho sobre la vida. Creo que todos los que hemos pasado por la Fábrica de sonrisas lo hemos descubierto, y que nadie nace enseñado, aquí todos aprendemos de todos, nadie se va de vacío a casa.

2-   Autor: Josep Mª Bofill      

Descripción y función en el proyecto: Voluntario, profesor de la Escuela Sant  Marc      

Texto:  Valorar lo invalorable 
Quiero describir una de las experiencias más bonitas de mi vida. Quiero describir algo indescriptible. Y por ello espero que se me perdone si con las palabras no soy capaz de plasmar en esta valoración la riqueza que posee, con todos sus matices, algo tan profundo y tan rico como puede llegar a ser la grandeza de ser Persona, con mayúscula.
Hace ya algún tiempo que colaboro en voluntariados con gente a la que llaman “discapacitada”. No se equivoquen. Esta sociedad actual necesita un nombre para todo:
desde los leggins a la astemia primaveral. Debemos saber con exactitud dónde encuadrar cada concepto, en qué casilla de nuestro científico cerebro debemos situar cada elemento con el que nos topamos. Todo debe estar perfectamente clasificado: a todo su nombre. Y nos hemos atrevido a hacerlo hasta con lo más grande: las Personas. Necesitamos etiquetar todo, como si con ello creyéramos que podemos llegar a entender lo ininteligible. Por ello les llamamos personas discapacitadas, disminuídas física o psíquicamente, minusválidos o cualquier otro sinónimo políticamente correcto que se les ocurra.
Lo siento. En todos ellos sólo enfatizamos lo que les falta. Ruego que a mí, entonces, por la misma regla de tres, me llamen disminuido emocional, discapacitado del amor, o minusválido personal. Porque conviviendo con Personas he descubierto que, sinceramente, no sé quien está peor. Me miro por dentro, les miro por dentro y pido a quien esté a mi lado que vaya a la farmacia de guardia y me pida, por favor, una dosis gigante de autoestima inyectable en vena porque, aquellas Personas me han dado, momento a momento, la lección de humildad necesaria para darme cuenta del camino que me queda por recorrer para llegar a parecerme mínimamente a ellos. Lo vuelvo a sentir, pero, créanme: estoy a años luz.
Con el proyecto Fábrica de Sonrisas (el nombre ya dice quién son los que la provocan) chicos y chicas adolescentes y jóvenes de aquellos que mueven el mundo, de aquellos que provocan las revoluciones históricas, de aquellos abanderados del idealismo de la verdadera juventud, de aquellos cazadores de utopías tan característicos de una sana edad, comparten con esas Personas un fin de semana de sus vidas, entero, cada mes. Y tengo la suerte, sin ser tan joven, de que lo comparten también conmigo.
Sinceramente con unos y otros compartiendo comida, aficiones, juegos, conversaciones, gustos, tiempo, habitación, sueño, dificultades e ilusiones, el aire que se respira es otro, totalmente diferente a la jungla y la vorágine diarias. Pero no sólo eso, sino que unos y otros se convierten en maestros de la vida, y nos enseñan a los que los observamos todo lo que nos falta a los que no nos falta nada.
Personas. Unos y otros. Personas que nos convierten a todos, al llegar el domingo, de vuelta a casa, después de dos días de actividades, en mejores personas. 
Mientras escribo estas líneas es inevitable que vengan a la memoria tantos momentos especiales, que uno tiene en lo más íntimo y que van aflorando de los baúles de la memoria. Permítanme que les cuente alguno aunque dudo que pueda transmitir lo que estoy sintiendo mientras los escribo, ni lo que viví en ese momento.
Recuerdo la primera vez que cambié un pañal. Estaba, llamémosle Jorge, en una cama inferior de una litera. Yo estaba un pelín miedoso. Me daba respeto. En ese momento todavía pensaba en lo virtuosa que era mi ayuda a una persona discapacitada y la grandeza de mi trabajo. Pero fue en ese momento, mientras estaba cambiando a Jorge, sudando, cuando me fijé en su desnudez, en su docilidad en los movimientos que yo le marcaba pese a su reducida movilidad. Lo miré a los ojos y pensé en la vergüenza que sentiría yo en su situación: dejando que alguien limpiara mis heces. Les prometo que en ese momento vi su sonrisa junto a sus gestos de dificultad y pensé en la lección de humildad y humanidad que me estaba dando Jorge. Me esmeré lo más que pude, a pesar de mi ineptitud total. Él se dejaba hacer. Fui un desastre. El pobre tuvo que aguantar múltiples cambios de postura. Pero lo que realmente cambió fue mi situación
de clara inferioridad frente a la lección, no pretendida, que me estaba dando Jorge. Para rematarlo, al acabar, con dificultad evidente para hablar, me dijo: gracias. Lo decía de corazón. De corazón es de corazón. El mío no aguantó: él se metió en el mío y me lo cambió.
Otro recuerdo de este último fin de semana, el más reciente. Fue hace dos días. Yo estaba con… Juan. Comíamos juntos. Yo le daba en la boca unos canelones, y estábamos hablando mientras comíamos. Yo comía arroz. Me estaba explicando, con evidentes dificultades, una anécdota de la noche que habíamos pasado juntos. No entendía lo que me estaba diciendo. El pobre tuvo que aguantar que un inepto le hiciera repetir el vocablo alrededor de diez veces, hasta que lo entendí y se lo repetí. Cuando me dijo que sí, que era eso, levantó su brazo (piensen en la dificultad que ello supone), me lo pasó por la nuca, y me llevó mi cabeza a su pecho. Apretaba. Yo llegaba a escuchar su corazón. Y no me soltaba. Ese abrazo de agradecimiento era sentido como ninguno que haya notado yo. Fueron minutos. Mis ojos se iban humedeciendo mientras pensaba que no merecía una amistad como la suya, y un cariño tan sincero.
Ver a chicos y chicas adolescentes y jóvenes moverse entre espasantes, baberos, pañales, levantándose con una sonrisa en mitad de la noche para acercar una botella o una cuña para una micción a las dos de la madrugada, sólo consigue eso: fabricar una sonrisa común que parte de la capacidad de amar, de ponerse en la piel del otro. ¡Qué pocos años se necesitan para poder ser Persona! ¡Y qué poco se necesita tener para ser Persona!
Sólo puedo decir que de mayor quiero ser como ellos. Lo intentaré, se lo prometo. 
Pero por favor, no me llamen disminuidos a la gente con dificultades. No me llamen niños a los que comparten su tiempo con ellos. Esos calificativos déjenlos para mí. 

 3-   Autor: Oriol Miquel      

Descripción y función en el proyecto: Usuario con discapacidad      

Texto:    Empezamos siendo una salida y despacio nos fuimos mezclando como ajo y aceite que es muy arraigado en esta tierra y ahora somos personas que tienen un nombre y apellido y vamos a las salidas como un grupo amigo. Y esto para mí me aporta mucho porque siempre repito en este fantástico fin de semana. Para mí es como un paraíso donde todo el mundo es muy fraternal y todo el mundo ayuda a todo el mundo que es muy importante porque estos voluntarios que son la sabía de la sociedad futura hace que tenga esta fantástica experiencia. También me llaman a mi y otros para ir con ellos al cine, al bar y reirnos.  Ahora con los jóvenes si creo que puede cambiar esta sociedad tan competitiva para que sea más humana.  
Descripción Avances conseguidos con las donaciones
Texto:  Con las donaciones podemos hacer posibles nuestros proyectos. Las salidas de ocio compartido de personas con discapacidad y voluntarios de todas las edades resultan muy costosas al necesitar de autocar adaptado y 1 monitor por cada persona con discapacidad al necesitar estas de ayuda en todas las acciones que realizan desde vestirse, cambiar los pañales, dar de comer, actividades..
Nuestros beneficiarios son personas, la mayoría, de escasos recursos y las ayudas económicas hacen realidad sus sueños de salir de su entorno diario a la vez que se relacionan con voluntarios de todas las edades, compartiendo experiencias únicas. 

MÁS

Un poco de alegría y diversión para personas discapacitadas y sus familias

En nuestro programa “Fábrica de sonrisas” ofrecemos 9 salidas de fin de semana, 1 salida de 4 días en Semana Santa y una semana en verano. Llevamos 20 chicos/as discapacitados a una casa de colonias adaptada. Acompañándolos van 15 monitores, 5 coordinadores y 40 personas voluntarias formando todos la “fábrica de sonrisas”.

El proyecto “Fábrica de sonrisas” se gestiona desde la ciudad de Barcelona beneficiando a las personas con discapacidad, familiares y voluntarios de toda la provincia de Barcelona. Las salidas, “respiros”, se realizan en diferentes casas de colonias de Cataluña que se describen en el apartado de actividades. Nuestro proyecto nace de la colaboración en el programa “Respiro para familias con hijos discapacitados” entre dos entidades: Fundación Hospitalidad de Lourdes y AIS (Ayuda a la Infancia Sin recursos). Ambas entidades comparten los valores de la solidaridad con las personas con discapacidad y el voluntariado entendido como la entrega gratuita de un trabajo desinteresado. Durante el trabajo conjunto en el programa de respiro, se han abierto las puertas a nuevas personas voluntarias con ilusión para ayudar a los demás y con ganas de aprender de las personas discapacitadas y de los voluntarios/se con más experiencia. Hemos detectado que muchas de estas personas, jóvenes, adultas o de la 3ª edad, querían desde hacia tiempo realizar alguna tarea por los demás pero hasta ahora no habían sabido cómo ni dónde ir para poder hacerlo. Nuestro proyecto les ofrece la oportunidad de compartir un respiro, un fin de semana con voluntarios y personas con discapacidad, y así iniciarse como voluntarios y empezar a trabajar en la nuestra “Fábrica de sonrisas”. Este proyecto, por lo tanto, quiere responder a la necesidad de acercarse a personas que quieren ser voluntarias y posteriormente atender sus motivaciones y expectativas para conseguir el desarrollo adecuado del proyecto de “Respiro”. Consideramos, pues, una estrategia prioritaria a implementar la sistematización de la gestión del voluntariado y su coordinación que conseguirán la fidelización de este voluntariado. Pretendemos, por lo tanto, fomentar el voluntariado para personas de diferentes edades desde la ilusión y el trabajo en equipo para seguir en marcha con nuestra “Fábrica de sonrisas

 

 

 

Personas beneficiadas
20
directamente
400
indirectamente
Objetivo del proyecto
3000
Total
3000
Materiales
Objetivo del proyecto

Finalidades:  
• Fomentar el valor del voluntariado en la sociedad  •  Sistematizar el trabajo conjunto de todo el voluntariado que participa en los “respiros”  • Integrar a la persona discapacitada dentro de la sociedad a través del ocio y relación con jóvenes.  • Dar respiro a las familias con hijos discapacitados. 
Objetivos:  
- Dar a conocer el proyecto a diferentes sectores de la sociedad.  -  Fidelizar el voluntariado  -  Captar nuevo voluntariado y sistematizar el proceso de selección y acogida, dando la misma información y acogida a todos/se voluntarios/as.  -  Atender las necesidades, motivación y carencias del voluntariado mediante la elaboración de un plan de acompañamiento y un plan de formación.  -  Fomentar la comunicación entre voluntariado y personal remunerado y diferentes grupos de voluntariado.  - Transmitir seguridad y confianza a las familias con hijos discapacitados al saber que sus hijos están cuidados por personas formadas. - Atender las necesidades de la persona discapacitada y sus familiares.

Objetivo del proyecto

Finalidades:  
• Fomentar el valor del voluntariado en la sociedad  •  Sistematizar el trabajo conjunto de todo el voluntariado que participa en los “respiros”  • Integrar a la persona discapacitada dentro de la sociedad a través del ocio y relación con jóvenes.  • Dar respiro a las familias con hijos discapacitados. 
Objetivos:  
- Dar a conocer el proyecto a diferentes sectores de la sociedad.  -  Fidelizar el voluntariado  -  Captar nuevo voluntariado y sistematizar el proceso de selección y acogida, dando la misma información y acogida a todos/se voluntarios/as.  -  Atender las necesidades, motivación y carencias del voluntariado mediante la elaboración de un plan de acompañamiento y un plan de formación.  -  Fomentar la comunicación entre voluntariado y personal remunerado y diferentes grupos de voluntariado.  - Transmitir seguridad y confianza a las familias con hijos discapacitados al saber que sus hijos están cuidados por personas formadas. - Atender las necesidades de la persona discapacitada y sus familiares.

Viabilidad del proyecto

Desde el año 2001, AIS está llevando a cabo diferentes actividades contando con 300 voluntarios/as.

Contamos con el apoyo de las siguientes entidades: Obra Social La Caixa, Caja Navarra, Fundación Godo, Fundación Renta, Fundación Roviralta, Bruixa d’Or y todos nuestros colaboradores privados y socios.

Contamos con el apoyo de todos los que formamos parte de AIS y la Fundación Hospitalitat: equipo profesional, Patronato, socios y voluntarios/as.

políticos El Ayuntamiento de Barcelona y las entidades sociales de voluntariado y discapacidad apoyan el proyecto y reconocen su necesidad

Una vez finalizado, gestión de recursos, compromisos alcanzados  AIS se compromete a llevar a cabo los “respiros” que sean posibles gestionando adecuadamente los gastos e ingresos en cada salida. Hasta ahora, todos nuestros colaboradores han recibido la información económica detallada (facturas, recibos…) además de la explicación de los gastos realizados.

Los voluntarios participan activamente en el proyecto dando su opinión en los diferentes momentos citados: reuniones, entrevistas, cuestionario. Los familiares de las personas con discapacidad disponen también de estos espacios de participación.

Si no conseguimos la ayuda solicitada a algunas de las entidades privadas, deberemos realizar menos “respiros” el curso siguiente.

Viabilidad del proyecto

Desde el año 2001, AIS está llevando a cabo diferentes actividades contando con 300 voluntarios/as.

Contamos con el apoyo de las siguientes entidades: Obra Social La Caixa, Caja Navarra, Fundación Godo, Fundación Renta, Fundación Roviralta, Bruixa d’Or y todos nuestros colaboradores privados y socios.

Contamos con el apoyo de todos los que formamos parte de AIS y la Fundación Hospitalitat: equipo profesional, Patronato, socios y voluntarios/as.

políticos El Ayuntamiento de Barcelona y las entidades sociales de voluntariado y discapacidad apoyan el proyecto y reconocen su necesidad

Una vez finalizado, gestión de recursos, compromisos alcanzados  AIS se compromete a llevar a cabo los “respiros” que sean posibles gestionando adecuadamente los gastos e ingresos en cada salida. Hasta ahora, todos nuestros colaboradores han recibido la información económica detallada (facturas, recibos…) además de la explicación de los gastos realizados.

Los voluntarios participan activamente en el proyecto dando su opinión en los diferentes momentos citados: reuniones, entrevistas, cuestionario. Los familiares de las personas con discapacidad disponen también de estos espacios de participación.

Si no conseguimos la ayuda solicitada a algunas de las entidades privadas, deberemos realizar menos “respiros” el curso siguiente.

Este proyecto aún no tiene comentarios.
Sé el primero en comentar